Cinco aspectos que una comunidad debe valorar antes de contratar a un administrador

un buen administrador es un recurso muy valioso para tu comunidad

La convivencia en un bloque de viviendas en altura no siempre es sencilla. Existen muchos tipos de vecinos, y entre ellos, algunos que pueden distorsionar la armonía de la comunidad. Los conflictos van de la morosidad y el ruido a las reformas y el uso de las zonas comunes. Además, hay que hacer frente a tareas de gestión y seguridad jurídica de la finca, por lo que muchas comunidades optan por contratar los servicios de un administrador. Desde pisos.com te contamos qué claves debes tener en cuenta antes de elegir a uno de estos profesionales.

1. Formación: El administrador de fincas debe ser un experto en propiedad horizontal y derecho fiscal. Como ‘solucionar de problemas’, tiene que cumplir una serie de requisitos formativos y legales. Todo administrador debe estar en posesión de uno de los títulos o grados universitarios exigidos por el Ministerio de Fomento, o bien, aprobar el plan de estudios de la Escuela Oficial de Administradores de Fincas.

2. Funciones: El principal beneficio que presenta contar con un administrador es la tranquilidad de una buena gestión económica de la finca, lo que redunda en una mejor calidad de vida de los vecinos. Este profesional es el encargado de asesorar a la comunidad, controlar a los proveedores, coordinar los siniestros, advertir sobre la morosidad y mantener la convivencia entre los comuneros. En las juntas, redacta el acta y practica las notificaciones que procedan.

3. Garantías: Todo administrador de fincas debe ofrecer unas garantías a las personas que demandan sus servicios. Su formación debe ser continua y actualizada, con el fin de contar con información puntual y casi diaria sobre los cambios normativos o técnicos que pueden afectar a su profesión. Solo de ese modo se puede garantizar el nivel de servicio y asesoramiento que merecen los vecinos. Por otro lado, estos expertos aportan control deontológico y profesional de sus actuaciones.

4. Tarifas: Los honorarios de un administrador de fincas son fijados libremente, puesto que no existen tarifas mínimas ni recomendadas al respecto. Su coste se determina en función de la carga de trabajo. También influyen otros factores como el número de propietarios y los servicios comunes con los que cuente la finca, puesto que la calefacción, la piscina y la portería suponen una mayor dedicación. Lo mismo pasa con la domiciliación o no de los recibos comunitarios, la morosidad y las obras.

5. Contratación: La materialización y formalización de la relación entre los propietarios de la comunidad y el administrador de la finca se suele llevar a cabo a través de la firma de un contrato anual renovable. En el documento deben constar, por ejemplo, los servicios incluidos y excluidos, los honorarios y la forma de pago. Por otro lado, hay que señalar que los administradores disponen de un seguro de responsabilidad civil, y dependiendo del colegio profesional al que pertenezcan, un seguro de caución.

Fuente: www.abc.es

Por qué elegir a una empresa para el mantenimiento de tu comunidad de vecinos

Un equipo especializado en todos los servicios que necesita una comunidad de propietarios para su acorde habitabilidad ahorra dinero y evita quebraderos de cabeza a los vecinos


joaquín benaloy 27.01.2019 | 04:15

Además de contar con la ayuda profesional para la gestión administrativa, dejar a una empresa especializada en mantenimiento de comunidades todo aquello necesario para que la infraestructura se encuentre en todo momento en el mejor estado posible trae consigo un gran número de ventajas para las comunidades de vecinos.
El mantenimiento de comunidades es uno de los aspectos que más quebraderos de cabeza suele traer a los vecinos. La limpieza, el orden y el mantenimiento de las instalaciones resultan imprescindibles para garantizar la buena convivencia entre todos los vecinos.
Ahorro de dinero que supone trabajar con una única empresa y no disgregar los servicios, lo que permite que los gastos estén centralizados. Contar con un servicio integral permite olvidarse de todo y además ahorrar costes.


Un servicio de mantenimiento permanente hará que se produzcan menos averías. Es recomendable contar desde el principio con personal cualificado y especializado, con el fin de solventar las posibles incidencias del día a día de forma rápida y eficiente.
Los incidentes pueden ocurrir en cualquier instante, y en esos momentos lo primero que se necesita es asistencia para poder dar una solución inminente al problema. Hay empresas de mantenimiento que integran el servicio de asistencia para atender imprevistos, con el fin de garantizar la máxima seguridad y tranquilidad de la comunidad.
Mayor eficiencia y productividad en la comunidad de vecinos dado que el personal contratado puede dedicarse a la atención de otros trabajos en la comunidad.
Prevención de conflictos y una rapidez en su solución. Una firma especializada en el mantenimiento de comunidades de vecinos podrá tomar aquellas medidas que considere oportunas para evitar problemas que puedan tener consecuencias mayores.
La responsabilidad de garantizar que las instalaciones estén en buen estado recaen sobre la empresa contratada. Por lo que delegar esta tarea a profesionales es la mejor forma de evitar problemas entre los propietarios de la comunidad.

fuente: www.diarioinformacion.com